Enviar a email
  

  
Martes 02/Mar
Tiempo de lectura:
43 seg.
04/Ago/2011
Lo Que Nunca Viste

Un árbol perdido en el desierto del Sahara

Si buscamos una imagen para representar la soledad y el aislamiento, perfectamente podríamos usar la del pobre árbol perdido en la región de Teneré, al noreste de Níger, en plena desolación del desierto del Sahara. De lo que hace siglos supo ser un bosque lleno de árboles, quedó una solitaria acacia, la única que pudo sobrevivir a la desertificación.

Compartir
Sin vecinos ni a 400 km a la redonda, esta acacia cuyas raíces se escondían a casi 40 metros de profundidad en la arena es todo un monumento a la desolación. El árbol de Teneré, tal como se lo conoce, es un enigma para todos en Níger, pues nadie entiende cómo ha logrado sobrevivir al tiempo y a las condiciones geográficas y climáticas extremas.

Por eso es que se ha convertido en un objeto de culto y ha sido usado como faro viviente para quienes atraviesan el desierto.

Sin embargo, todo cambió cuando en 1973 un camionero ebrio lo embistió. El árbol solitario fue trasladado al Museo Nacional de la ciudad de Naimey, capital de Níger. Y para rendir homenaje a este famoso árbol que permaneció solo durante tanto tiempo, construyeron un árbol de metal en su lugar.

imagen:nuestrorumbo.com
Fecha
04/Ago/2011
Etiquetas
árbol perdido desierto Sahara Teneré Níger acacia Museo Nacional Naimey
El dedo asesino

El dedo asesino

Una columna de hielo que crece desde la superficie del mar hasta el fondo, se extiende en telaraña y mata por congelación todo lo que encuentra a su paso.

24/Ene/2013
Compartir

Boletín por email

Cargando...